Dia mundial contra el SIDA

· Por Analiza

El Día Mundial del Sida fue el primer día dedicado a la salud en todo el mundo. Se conmemora desde 1988, cada año, el 1 de diciembre.

En este día, personas de todo el mundo se unen para apoyar a aquellos que viven con el VIH y recordar a los que han fallecido por enfermedades relacionadas con el sida.

Desde entonces las agencias de las Naciones Unidas, los Gobiernos y la sociedad civil se reúnen cada año para luchar en determinadas áreas relacionadas con el VIH, llevando a cabo distintas actividades de concienciación.

El Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA) es una enfermedad causada por el Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH). Este virus ataca fundamentalmente al sistema inmunitario, destruyendo las defensas del organismo y haciendo que la persona infectada padezca enfermedades y tumores. El primer caso de SIDA, se diagnosticó en 1981. 

Una persona con SIDA, es decir, que no tenga un sistema inmunológico completamente funcional corre el riesgo de contraer infecciones que no afectan frecuentemente a las personas sanas.

Hay una ralentización en el ritmo al cual se van reduciendo las nuevas infecciones por el VIH, causado por el aumento de las medidas para la prevención de la enfermedad. El diagnóstico temprano, los avances en el tratamiento y el aumento de personas con acceso a estos tratamientos, han provocado que la infección por el VIH se haya convertido, en la mayoría de los casos, en un problema de salud crónico llevadero que permite a las personas que viven con el virus llevar una vida larga y saludable.

El Sida en cifras
  • 38 millones de personas en el mundo viven con VIH. 
  • 25,4 millones de personas tenían acceso a la terapia antirretrovírica. 
  • 1,7 millones de personas contrajeron la infección por el VIH.
  • 690.000 personas fallecieron a causa de enfermedades relacionadas con el sida.

 

COVID-19 es una enfermedad grave y todas las personas que viven con el VIH deben tomar todas las medidas preventivas recomendadas para minimizar la exposición y prevenir la infección por el virus que causa COVID-19. Al igual que en la población general, las personas mayores que viven con el VIH o las personas que viven con el VIH con problemas cardíacos o pulmonares pueden tener un mayor riesgo de infectarse con el virus y sufrir síntomas más graves.